Ambición

Ambición 1
Miguel Ángel Miguel. Soria M&M Difusión.

Ambición 2Muchos nos olvidamos de que un político es político para todos, de cara a los de fuera y de cara a los de dentro, a los de su propio partido. En este politiqueo, no podemos dejar de entrever lo que realmente quiere el político en sí mismo, como persona, por encima de lo que pueda pensar su partido.

Esto que realmente quiere, es su ambición personal. Para negociar, hay que dejar cosas a un lado, pero es difícil perder de vista la ambición. Sobre todo, si se presentan oportunidades como la que tiene ahora en sus manos Pablo Iglesias.

El líder de Unidas Podemos tiene claro varias cosas. Una, ha dado un paso atrás para buscar un pacto político y que gobierne la izquierda en coalición, renunciando con ello a estar en un ministerio. Dos, haya dado paso atrás o no, puede tener de ante mano en la baraja una exigencia que rompa el dialogo y con ello el posible pacto de la izquierda.

Pero ¿por qué pensar de antemano en no pactar? Si juega bien la opera prima de la negociación y a todas luces el PSOE perdiera credibilidad de cara a la opinión pública, dígase el voto de la izquierda, Pablo Iglesias se presentaría en las próximas elecciones con unas posibilidades de alcanzar una mayoría de votos superior a la que tiene actualmente el PSOE. Una mayoría superior pero, ¿le valdría para tener mayoría absoluta? o ¿sería un pacto de coalición con los nacionalistas que le dé esta mayoría?

Por decirlo de algún modo, Pablo Iglesias ambiciona ser presidente del Gobierno Español. Cosa que fue la constante en todo momento de Pedro Sánchez. En esta opera prima lo que se está barajando es en que posición queda el PSOE de cara a las elecciones de fin de año. Cuantos votos va a perder y como quedará Unidas Podemos de confraternizado con los nacionalistas.Ambición 3

Muchos pueden hablar del progresismo de la izquierda, cuando yo veo caciquismo y catetismo, pues el pueblo no es bendecido, al revés, es oprimido en espera del gran libertador que un día gane en las urnas por mayoría absoluta.

Señores míos, tenemos un voto muy fragmentado, si vamos a unas nuevas elecciones, ¿cómo evitamos que no nos suceda lo mismo?

Y como apunte, el candidato socialista sigue siendo el presidente en funciones, no refrendado por la mayoría, pero que, de sucederse esta situación de forma repetida, seguiría gobernando de forma ¿“indefinida”?.

Así pues, desde la “ambición” veo ambigüedad en la negociación y una postura ventajosa para Unidas Podemos de cara a ser el partido ganador en las próximas elecciones generales, obviando cualquier pacto desde aquí hasta septiembre y si, operando entre bambalinas y orquestando su posicionamiento político.

Y a todo esto ¿donde queda la derecha? ¿podría haber sorpresa? No obviemos el «voto de castigo» del español de a pie ante tanta «tontería».

 

Crowdfunding Solidario:

Ayúdanos a Mantener un Medio Digital
de Información Independiente en la España Rural.

Pulsa para hacer tu donativo

Comparte si te ha gustado...

Entradas relacionadas