De remanentes y municipios, el invierno comunero llega a Soria

remanente femp
Miguel Ángel Miguel Andrés. M&M Difusión. Soria.

En la mañana de ayer, la Junta de Gobierno de la FEMP, ha aprobado firmar con el Gobierno el acuerdo económico que permitirá impulsar desde los Gobiernos Locales medidas para favorecer la recuperación de pueblos y ciudades tras la pandemia.

El acuerdo contempla que las Entidades Locales que, con carácter voluntario, pongan a disposición del Gobierno sus remanentes de tesorería irán percibiendo de manera proporcional a los remanentes que cedan un ingreso no financiero durante 2020 y 2021.

El comunicado del FEMP despierta ampollas y ha de ser tratado en cada municipio de forma independiente.

Soria

En Soria, los comercios de la capital soriana atraviesan por un momento muy comprometido, ellos y todas las familias afectadas por la crisis que está creando el confinamiento que hemos vivido por el COVID 19.

Por si fuera poco, los movimientos y las luchas políticas, dejan el plato vacío o medio vacío a muchos en nuestra provincia. La forma en la que se ha luchado contra la pandemia en la provincia y como cada cual ha aprovechado el momento político, a calentado los ánimos y las distancias, dejando a cada cual su rol de san salvador en el puesto que ocupan.

La tirantez entre la Diputación y el ayuntamiento de la capital soriana para hacer llegar ayudas a los comercios de Soria capital están en un impass. Los roces políticos mantenidos entre PSOE y PP, Ayuntamiento y Diputación en Soria, por la resolución de la pandemia en Soria impiden que el dinero circule y los empresarios reciban las subvenciones adecuadas para impulsar su actividad en estos momentos.

La Diputación quiso que el alcalde de Soria expresara cuanto dinero comprometía en ayudas, antes de proceder a encauzar las ayudas, «no querían que las ayudas se solapasen», era otro momento político para dejar con el culo al aire al alcalde de la capital y apearle de una burra donde el único perjudicado es el ciudadano dueño de su empresa. De este modo tan político, quedaron ligadas las posibles ayudas a los empresarios sorianos.

El 11 de junio, Benito Serrano en la Cámara de Comercio de Soria, explicaba, ante los empresarios afectados: «Las competencias de la Diputación provincial son única y exclusivamente para municipios menores de 20.000 habitantes, por lo que no se incluye la capital, aun así Benito Serrano ha vuelto a explicar que en el momento en que el ayuntamiento de Soria decida participar de las ayudas, no habrá ningún problema de para llevar a cabo la financiación de las mismas, en igualdad de condiciones que el resto de la provincia.» Véase comunicado.

Un día después era la Federación de Empresarios de Comercio de Soria (FEC Soria), la que se dirigía al Ayuntamiento de Soria y a la Diputación Provincial para que reconsideren su postura, «El comercio de la capital no se puede permitir el lujo de perder ningún tipo de ayuda, ante la situación de asfixia del sector».

De tal modo que las empresas de la capital no se queden fuera de las subvenciones del COVID-19 aprobadas por Diputación para financiar costes de alquiler e hipoteca, y reducción de los costes de las cuotas a la Seguridad Social para PYMES y autónomos de menos de 250 trabajadores.

El pasado 10 de julio, el Ayuntamiento de Soria improvisaba y aprobaba las bases del programa Soria Bonos, así lo anunciaba el alcalde Carlos Martínez, «con esta medida se inyectará de forma directa en el comercio local 200.000 euros con un efecto multiplicador que superará el millón y permitirá que cada consumidor rebaje su compra en cinco euros. Los locales podrán inscribirse desde este miércoles 15 de julio con un proceso muy sencillo y desde el 3 de agosto se podrá en marcha la descarga de bonos para los empadronados.» Véase comunicado.

Un poco después, el 16 de julio, el portavoz del Grupo Popular en el Ayuntamiento de Soria, Javier Muñoz Remacha, «lamentaba que el Ayuntamiento de Soria no tenga dinero para suscribir el acuerdo que le ha propuesto la Diputación de Soria para establecer una línea de ayudas a las Pymes y autónomos de la capital.»

Remacha ponía las cartas sobre la mesa, explicaba que la Diputación, ponía 5 millones y pedía sólo un millón al Ayuntamiento, para de este modo proceder a dar las ayudas. Y proseguía, diciendo que el ayuntamiento soriano había tenido que pedir una línea de crédito de seis millones de euros para soportar los gastos del COVID, y no habían sido capaces de ahorrar 1 millón de euros en los doce años de gobierno de Carlos Martinez.

Hoy vemos como siguen cerrando comercios en Soria, el ayuntamiento no puede comprometer dinero y la Diputación vende cara la piel de Martínez, el precio son los comercios de Soria y sus familias.

Con el acuerdo firmado por el FEMP, Abel Caballero ha subrayado que,» en este sentido, el acuerdo abre la posibilidad de que los Gobiernos Locales elijan “a la carta”, pudiendo optar por la fórmula de cesión de sus remanentes, por la tradicional del superávit o por una mezcla de ambas, “es compatible, según el acuerdo, el uso de remanentes y superávit”.»

El acuerdo prevé igualmente exención de la regla de gasto en 2020 y también mecanismos de apoyo a municipios con problemas de liquidez o en riesgo financiero. Para éstos, en concreto, Caballero, abre dos posibilidades: «una a través de las Diputaciones Provinciales y Entidades equivalentes (mediante formalización de préstamos o transferencias corrientes) y otra que contempla el compromiso de revisar las condiciones financieras de los préstamos del Fondo de financiación a estos Ayuntamientos.»

¿Tendría ahora Carlos Martínez, ante los problemas de liquidez del ayuntamiento de Soria la posibilidad de abrir una vía económica con la Diputación y obtener un préstamo de esta? más cuando Carlos, es miembro de la Junta de Gobierno de la FEMP y Vicepresidente del Consejo de Municipios y Regiones de Europa, CMRE.

El Burgo de Osma

Ahora bien, para el resto de municipios sorianos con remanentes la cosa se pone «interesante», El Burgo de Osma, entre otros está buscando maniobrar con los remanentes de cara a favorecer obras que generen una inversión. Es el caso del polideportivo.

Ahora, según el acuerdo firmado, no tienen muy claro que se pueda elegir si una parte de su remanente lo «cede» al Estado o no cede nada. Más bien se teme que salga un Real Decreto por el que se deba de dar todo el remanente al fisco.

La posición en este sentido de Miguel Cobo, alcalde del Burgo de Osma y miembro de la Diputación Provincial de Soria, es en sus propias palabras, «la de negarse totalmente a la adjudicación de los remanentes al Estado». Es un dinero que procede del bien hacer del municipio y que esta regulado por ley precisamente para evitar  esto que esta sucediendo.

Una situación comprometida la del ayuntamiento burgense cuando gobierna en coalición con el PSOE y son los socialistas de la mano de Abel Caballero e Izquierda Unida los que promueven el desembolso de los remanentes al Estado con la promesa de un retorno sin déficit. Seguirá Martín Navas las directrices delPSOE, o mantendrá su pacto de Gobierno con Miguel Cobo, es algo a estudiar en los próximos plenos.

Este firma de la FEMP, si obligase su cumplimiento por Real Decreto a la entrega de los remanentes al Estado va a suponer un estado de desamparo significativo para muchos municipios que ya han aprobado en sus presupuestos de gasto, licitar ejecuciones con parte de sus remanentes.

La forma en la que tratamos la información nos diferencia del resto de medios de difusión.

La crisis del COVID 19 esta afectando considerablemente a la venta de publicidad con la que se sostiene este medio, no te podemos ofrecer un carnet VIP, pero si la posibilidad de que realices un donativo para ayudar a mantener este medio.De remanentes y municipios, el invierno comunero llega a Soria 1

Crowdfunding Solidario:

Ayúdanos a Mantener un Medio Digital
de Información Independiente en la España Rural.

Pulsa para hacer tu donativo

 

Comparte si te ha gustado...

Entradas relacionadas