¿Investidura o Elecciones?

¿Investidura o Elecciones? 1
Miguel Ángel Miguel. Soria, M&M Difusión

¿Investidura o Elecciones? 2

Leyendo entre líneas, después de la ruptura de las negociaciones en La Rioja entre Unidas Podemos y PSOE, dónde queda claro que el PSOE no quiere dar cargos de cartera a Pablo Iglesias y a pocos días para la investidura nos encontramos con diferentes alternativas a seguir.

La primera, un pacto tácito y real entre el PSOE y Unidas Podemos, conseguiría que Pedro Sánchez sin lugar a duda y sin la necesidad de los votos de los partidos independentistas, fuera elegido Presidente del Gobierno con mayoría absoluta. Las últimas declaraciones nos alejan cada vez más de este posible acuerdo.

La segunda, es qué no se dé dicho acuerdo y ante la investidura de Pedro Sánchez, este jueves, todos los grupos políticos se abstengan de votar. Unidas Podemos, por no tener su participación en el gobierno, los independentistas, porque ganarían más en una segunda vuelta y la derecha, en bloque, porque políticamente les interesaría unas nuevas elecciones a final de año.

Si se produce esta segunda opción nos encontramos que el candidato socialista Pedro Sánchez no alcanza la mayoría absoluta y tenemos que ir a una segunda vuelta, el debate de investidura se alarga hasta septiembre, dónde en la cámara, el candidato tiene que buscar la mayoría de “síes” frente a los “noes”.

Aquí entran todas las estrategias políticas posibles, desde la información a la desinformación, desde pactos y promesas, a rechazos, etc. Al estudiar esta segunda vuelta, nos encontramos con un candidato socialista que no ha creado pactos en la primera vuelta, y ahora, los necesita. No tiene sentido buscar dónde los negó antes, pues estaría obligado a pactar por más de lo que hubiera aceptado anteriormente.¿Investidura o Elecciones? 3

Esto implica no negociar con Unidas Podemos, y recabar votos entre los escaños de los grupos nacionalistas para obtener una mayoría de “síes”. En este caso, estaríamos ante una investidura en la que el gobierno central es apoyado por los grupos nacionalistas e/o independentistas, con el claro hecho de que en la negociación de esos votos se pactarán acuerdos.

Acuerdos o promesas como puede ser la negociación política del lugar de ubicación de los “presos del process”, retirándolos de las cárceles de Cataluña o dejándolos en ellas. En cuanto al resto de grupos independentistas ante estos posibles pactos, gozan de una libertad de negociación nunca antes vista, máxime cuando la derecha no tiene una clara presencia en estas tierras nacionalistas.

La posición más conveniente para los partidos de la derecha llegados a este caso, hablando de una investidura en septiembre, es ir de todas, todas, a las urnas. Además, ante los posibles pactos del candidato con los grupos independentistas, la derecha en bloque diría que «no» a la investidura del candidato socialista. Prevalece la unión de España y la Constitución.

Con esto, Unidas Podemos se queda sólo en una situación forzada y muy complicada, que puede suponer una ruptura en su propio partido. Tiene en sus manos la llave del gobierno y sus credenciales políticas son de izquierdas.

De no votar al candidato sacaríamos varias lecturas, una, por la que recibiría más presión mediática Pablo Iglesias, es la campaña de información en la que se le tilde de unirse a la ultra derecha en contra de sus votantes.

Otra, sería que, de votar no al candidato, se «separa» de su postura de diálogo con los nacionalistas, en base a que estos no obtendrían los beneficios alcanzados en las negociaciones con el candidato o a la distancia que se cree por no apoyar a Pedro Sánchez. Es decir, tendría que dejar su dialogo de acercamiento con los grupos independentistas para un tiempo después y explicar a sus votantes por qué no eligen a Pedro Sánchez como presidente.

La otra lectura es que Unidas Podemos ante el fracaso de liderazgo del PSOE en la formación de un gobierno y en base a los resultados de las últimas elecciones, quisieran también ir a las urnas y mejorar sus resultados, para formar su propio gobierno. En este tiempo de negociaciones Unidas Podemos nos ha dejado clara su postura y lo que quieren. 

Por otro lado, de abstenerse Unidas Podemos en la segunda votación, no estarían ganando nada, Pedro Sánchez sería elegido presidente del gobierno con la cooperación de los grupos independentistas. ¿Realmente le interesa a Pablo Iglesias no hacer nada y abstenerse?

Una cosa está clara Pedro Sánchez de cara a septiembre haría todo lo posible por gobernar y esto implica un dialogo con los nacionalistas y una serie de compromisos. Cosa que es un hastío para muchos en España, pues la actual situación política tiene como precendente los pactos y las cesiones del gobierno central a los nacionalistas para gobernar. Venimos de eso y no nos conviene reforzar más la situación que traemos.

Vemos que, cada grupo político busca sus objetivos por separado, mientras muchas minorías pueden estar resultando afectadas por las indecisiones políticas a la hora de tomar las riendas de España. De todo esto me nace una pregunta, ¿quedan políticos con carácter? Una pregunta a debatir mientras tomamos unas cañas…  y vemos en unas horas que sucede en la cámara de La Rioja.

 

Crowdfunding Solidario:

Ayúdanos a Mantener un Medio Digital
de Información Independiente en la España Rural.

Pulsa para hacer tu donativo

Comparte si te ha gustado...

Entradas relacionadas