Sensatez, coherencia y COVID 19. ¡Basta Ya!

Sensatez, coherencia y COVID 19. ¡Basta Ya! 1
Miguel Ángel Miguel Andrés. M&M Difusión. Soria.

La opinión del Director.

La foto de cabecera con la que iba a comenzar este artículo es la que podéis ver un poco más abajo, ese parque infantil donde los niños ríen y juegan. ¿Niños? Ayer paseaba por las calles de mi pueblo, el grifo de la fuente esta precintado para que no se use, es una zona común. Los contenedores de la basura mantienen sus tapas, pues aún siendo zona común, hace calor, sino, estarían sin tapa.

Sensatez, coherencia y COVID 19. ¡Basta Ya! 2
Estoy en una zona, que es zona naranja de COVID 19 y durante las últimas 24 horas he realizado un seguimiento a la evolución de los varios brotes de COVID que han surgido en este área sanitaria. Hoy he vuelto a pasear por el pueblo, y, los que antes no llevaban tanto la mascarilla, parece que ahora no se la quieren quitar.

Estoy en zona naranja como bien dije y, leo en el comunicado de la Junta de Castilla y León:

Sensatez, coherencia y COVID 19. ¡Basta Ya! 3Ya hace días, que mi mujer me preguntó si íbamos a llevar a los niños al colegio, me resultó sorpresiva su pregunta, pues no me la había planteado, no había llegado el momento de tener que tomar esa decisión. Podían suceder muchas cosas antes y no tener que enfrentarme a esa pregunta, pero al parecer, la sensatez se ha ido al cubo de la basura y la coherencia no fluye por el grifo de la fuente.

*Înforme del día de la Junta de Castilla y León

 

Las indicaciones para una zona naranja son que evite reunirme con más de 10 personas y que límite al máximo la exposición en lugares cerrados. En la clase de uno de mis hijos superan las 10 personas en un entorno cerrado, (son muchas más) y tiene que llevar la mascarilla puesta todo el día, en las clases de mis otros dos hijos, son más de 10 niños, (muchos más), y no tienen que llevar la mascarilla puesta.

Es decir, los niños más pequeños no llevan mascarilla, ¿por qué? porque realmente no saben que hacer los adultos con las mascarillas de los niños cuando las dejen en cualquier lado o se las cambien o no se las quieran poner. Mientras, mi otro hijo, como si tiene un sentido de la obligación adquirido, es más manejable y la tiene que llevar. Y yo me pregunto, en casa que somos menos de 10 ¿qué hacemos? Nos ponemos a partir de ahora las mascarillas. ¿Sarcástica la pregunta?

Llevo todo el verano creando una burbuja y aislando a mis hijos de relaciones con otros niños, ahora rompo la burbuja y los llevo al colegio, ¿por qué? El colegio no cumple las recomendaciones de sanidad para una zona naranja, es más, yo no puedo entrar al colegio, pero mi hijo puede venir a casa, estar conmigo y volver al colegio. ¿Soy persona de riesgo?

Creo que estáis muy equivocados, es la frase que diría mi mujer en este caso. Lo cierto es que no me planteo la pregunta de si voy a llevar a mis hijos al colegio, porque es incongruente, es decir, carece de toda lógica, no tiene sentido el pensar en dar una respuesta a esa pregunta, cuando lo que está en juego es la vida de mis hijos ¿por qué? tal vez, porque yo con una cucharada de sufrimiento ya aprendo, no me hace falta una cucharada sopera, ni taza y media.

El 10 de febrero prohibí a mi mujer comprar la ropa de temporada, llevaba siguiendo la situación del COVID 19 desde finales de noviembre en China, el 20 de febrero mi mujer se subía por las paredes, la tienda no tenía ingresos, pero yo la decía lo mismo, «van a cerrar todo». Veinte días después cerraron España.

Hoy veo los casos positivos de este área sanitaria, y veo como las aldeas rurales que se habían salvado de la pandemia y que eran islas alejadas del virus, ahora están pasando el peor de sus momentos. Hago un repaso a los informes de este tiempo atrás que ha ido facilitando la Junta y el Ministerio de Sanidad y me pregunto, ¿por qué no nos confinan? Es curioso, ¿por qué no estamos confinados con la que está cayendo? ¿habéis visto los números reales o no?

En cuatro días abren los colegios. Miro al resto de países que han ido pasando por esta experiencia y me digo, ¿vamos a hacer lo mismo que ellos? ¿no bastó con ver caer a Italia después de China, para no hacer lo mismo y tomar medidas, que ahora lo tenemos que pasar peor?  Pues, ¿no están viendo lo que sucede al resto de países que inician las clases?. Todo porque no somos capaces de estar sin colegios. Lo cual es «jodidamente» cierto, sin colegios se acabó la economía.

Si, las estructuras económicas están tan tocadas que la conciliación familiar, sin confinamiento, con medio sueldo de uno de los padres, repercute en que se cae la economía familiar y si el Estado aporta ayudas, se termina cayendo el Estado. ¿Por qué? porque no hay un flujo de caja que soporte tanto gasto, tanta ayuda y tanto derroche, máxime cuando cada día otro autónomo cierra su empresa y deja de tributar al Estado del BienEstar.

La cosa no pinta bien, tenemos que pasar de la noche a la mañana a virtualizar las aulas y proveer a las familias de ordenadores y licencias para que puedan estudiar. La brecha salarial de algunas familias les impide disponer de un equipo informático o de internet de calidad, y es que por mucho que hallan cableado la fibra óptica en las aldeas rurales, hay que acceder a ella. ¿Virtualizar? si, no nos queda otra, ante los primeros brotes mandaran a los niños a casa y pasaremos a clases virtuales sin confinamiento y con conciliación familiar.

¿Sin confinamiento? Si nos confinan otra vez, la mitad de los negocios que no han cerrado, cerrarán y, lo saben.

Es decir, abren los colegios, para cerrarlos después y entonces abordar las soluciones a la virtualización, y a la conciliación. Pasamos de nuevo por «Italia» sin haber aprendido nada, no nos saltamos la experiencia de dolor de otro, nos hacen vivirla porque es necesario. Si, un verano entero y ningún plan de choque sobre la mesa.

¿Realmente es necesario tener que pasar por ello? ¿están tan seguros de que en España no va a haber brotes en los colegios y vamos a poder mantener la educación presencial? Estamos tontos o qué, esta es la frase de mi mejor amigo y estoy seguro que ahora mismo la diría, sabiendo de su situación.

No, si tu te tiras por un puente, y veo lo que te sucede, ten por seguro que yo no voy detrás. No me pidas lo mismo.

La sociedad tal como la hemos conocido cambiará muy rápido, todas las estructuras se tambalean, se necesita el teletrabajo para soportar la conciliación familiar sin reducción de nominas, pero esto no es posible en todos los oficios. Las estructuras económicas se tambalean, el cambio a digital no puede ser tan rápido, no hay forma de amortizarlo en 2 años y es difícíl que en 4 se consiga amortizar con el ritmo de recuperación tan lento que vamos a tener para salir de esta crisis económica.

La destrucción de empleo será masiva y el camino de recuperación se alargará. La cosa no pinta bien, liberalizar la educación y proponer unas pruebas finales para convalidar titulaciones sería una opción, pero, ¿qué harían con tanto funcionario docente que tiene el estado si los padres se ocupan de la educación de sus hijos? y ¿cómo conciliarían las familias para educar a los hijos en casa manteniendo su poder adquisitivo?

Es una pescadilla que se muerde la cola y como no tienen una solución que contente a todos, nos quieren hacer llevar a los niños al colegio. (Sois conscientes que en los colegios aún se adoctrina a las personitas).

Pero el problema más grave es, que es la educación de los niños la que soporta el sistema económico actual, en donde una hipoteca y los gastos de una casa, es pagada por los dos sueldos de los padres, y la pérdida de parte de ese sueldo por conciliar el trabajo con el cuidado de los niños, puede generar una serie de impagos en cadena que termine por hundir nuestra maltrecha economía.

Esto, sin hablar de la pérdida de productividad de las empresas por los hechos explicados, (teletrabajo y conciliación), así como la merma del nivel adquisitivo de las familias, (reducción de jornada para conciliar). El retraimiento de la economía sería de ordago, sumado al cierre de empresas y a la destrucción de empleo. En poco tiempo habría hambre y el pueblo estaría en la calle cambiando al Gobierno.

Mientras, los nuevos refugiados acogidos se bañan en resorts de lujo.

Intentar que los niños tengan clase sólo es demorar la caída del sistema económico, la máxima es que hay que aprobar los Presupuestos Generales del Estado.

Un sistema económico, que necesitará inyecciones de capital tremendas para soportar el cuidado de los niños en casa y su educación. ¿De dónde saldrá todo este dinero? ¿hasta dónde nos endeudaremos? ¿hasta perder el gobierno de la propia nación para ser gobernados por testaferros económicos europeos que garanticen la devolución de la deuda a largo plazo y que puedan cambiar nuestras leyes y nuestra constitución para poder tener su dinero de vuelta? De ahí, a un Estado Central Europeo sólo hay un paso, que pandemia más golosa esta que han creado, cuyo fin bien pudiera ser crear un nuevo Estado Central Europeo, cosa que no pudieron conseguir en la anterior crisis económica.

Entonces la pregunta, ¿cuál es? ¿voy a llevar a mis hijos al colegio? ¿esa es la pregunta que realmente tengo que contestar? o realmente en unos días o semanas, ese va a ser el menor de mis problemas. Ten por seguro que dentro de esta zona naranja, soy congruente y sabré proveer de la mejor educación a mis hijos, mientras procuro que estén a salvo de los marices económicos que tiene la educación en España.

La forma en la que tratamos la información nos diferencia del resto de medios de difusión.

La crisis del COVID 19 esta afectando considerablemente a la venta de publicidad con la que se sostiene este medio, no te podemos ofrecer un carnet VIP, pero si la posibilidad de que realices un donativo para ayudar a mantener este canal de información.Sensatez, coherencia y COVID 19. ¡Basta Ya! 4

Crowdfunding Solidario:

Ayúdanos a Mantener un Medio Digital
de Información Independiente en la España Rural.

Pulsa para hacer tu donativo

 

Comparte si te ha gustado...

Entradas relacionadas